Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Reconociendo el retraso del reconocimiento

En un artículo reciente, intenté reducir las expectativas de algunos de mis amigos de la comunidad de realistas de política exterior basada en la realidad de que un presidente Obama colocaría el problema de Israel / Palestina en la parte superior de su agenda política. Algunos de estos amigos interpretaron mi análisis como un argumento en contra de los posibles esfuerzos de Estados Unidos para desempeñar un papel diplomático más activo en el inactivo "proceso de paz". Pero pronosticar un día lluvioso no significa que espere un mal clima. Mi pronóstico geopolítico se basó en mi lectura del actual equilibrio global de poder y la política interna de los EE. UU.

Primero, la combinación del desorden en Irak / Afganistán y el colapso total de la agenda neoconservadora más la crisis económica han disminuido el poder (que incluye el apoyo público) de los EE. UU. Para dar forma a los eventos mundiales, incluido el Medio Oriente. Y el apoyo organizado a Israel en Washington se ha convertido en una forma de búsqueda de rentas en un sentido de capturar los privilegios de monopolio para determinar la política exterior de los Estados Unidos y hacer que sea difícil resistirse a ella (lo que suele suceder a las potencias imperiales cuando los jugadores nacionales compiten para controlar su crecimiento). recursos en el extranjero).

Ahora ... me parece que debido a la inercia o los intereses creados, los miembros de las élites siempre no reconocen la influencia erosiva de un gran poder en declive. Los economistas se refieren al retraso del reconocimiento cuando discuten el lapso de tiempo entre el momento en que ocurre un choque económico real, como un repentino auge o caída, y cuando es reconocido por los economistas, los banqueros centrales y el gobierno. Un lapso de tiempo similar puede explicar por qué tantos expertos continúan exigiendo y / o esperando que la Administración de Obama reafirme la influencia de Estados Unidos en el extranjero y "haga algo" al respecto (dependiendo de la agenda de política exterior favorita de uno).

Curiosamente, en un seminario de política exterior que dirigí hace un tiempo, les pedí a mis estudiantes que realizaran un análisis de contenido sobre cómo las principales potencias internacionales estaban cubiertas por las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Se sorprendieron al descubrir que hasta mediados de la década de 1950, tanto Gran Bretaña como Francia (para entonces poderes económicos y militares en bancarrota) fueron descritos como "grandes poderes" más veces que los Estados Unidos y la Unión Soviética. Solo a fines de la década de 1950 se descartó "genial" como adjetivo cuando se hablaba de los británicos y los franceses, y se aplicó "super" a los estadounidenses y los soviéticos. Un ejemplo de retraso en el reconocimiento de la política exterior.

Ciertamente no creo que Estados Unidos ocupe ahora la misma posición que Gran Bretaña y Francia después de la Segunda Guerra Mundial. Pero Estados Unidos dejó de ser la única superpotencia que quedaba o el Líder del Mundo Libre. Y dudo mucho que si Washington, en el apogeo del Momento Unipolar en 2000 y una época en que los israelíes y los palestinos fueran menos radicalizados y liderados por líderes fuertes y moderados, no podría lograr un acuerdo de paz israelo-palestino, eso sería capaz de hacer eso hoy incluso bajo un presidente que probablemente quiera ver algún progreso en ese ámbito.

Lo siento chicos. Pero el clima va a ser malo y no porque lo haya hecho mal.

Ver el vídeo: Los Primeros Signos de los Trastornos del Espectro Autista o TEA América del Norte Españo (Diciembre 2019).

Deja Tu Comentario